jueves, 3 de enero de 2013

Libertad de pensamiento

De nada nos sirve la libertad si nuestros pensamientos no son libres, hay cadenas más fuertes que las de acero, esas que no nos dejan actuar como nos gustaría, esas cadenas que desde pequeños nos tienen esclavizados, que nos impiden caminar en búsqueda de una verdadera felicidad. 

Nunca es tarde para romper cadenas.